SOBRE MÍ

Soy Berta, Barcelonina del año 86 e hija y nieta de músicos. La música me ha acompañado des de pequeña. Me ha hecho reir, llorar, bailar y también soñar. Bailaba con las danzas de Stravinsky, lloraba con las sinfonías de Mahler o soñaba en una vida de noche y bohémia con Thelonious Monk.
La música me ha enseñado a entender el mundo. A mi manera, claro. A la música caben todas las historias y personajes. Dramatúrgias en forma de armonías. Para mi, la música lo es todo.

La relación que tengo con el teatro, en parte, se la debo a mi padre y a la Orquesta de Cambra del Teatre Lliure, donde él tocaba. Recuerdo sus conciertos. Recuerdo la sala de ensayos, y recuerdo vivir en un universo que alimentaba mis ganas de hacer todo aquello que pasaba en un teatro. Yo quería trabajar de actriz. Y así ha sido. Estoy licenciada en arte dramático y cada día aprendo de este oficio.
 

Con los años he entendido que, para mi, el teatro va muy ligado a la música. Trabajo en proyectos inclasificables donde la música y el teatro se alimentan el uno al otro. Mi deseo es seguir la búsqueda artística en esta dirección. Afortunadamente las artes escénicas tienen una mirada cada vez más amplia. La prueba está en que he podido actuar tanto en el Teatro Nacional de Catalunya, como en L' Auditori de Barcelona.

Cuando estoy arriba del escenario rodeada de música y músicos es cuando me siento en casa, preparada para jugar. Canto musical en forma de palabras: éste es mi papel en el auca. La música la pongo a la voz, a la palabra y al ritmo. Mi cuerpo,  mi instrumento. La actuación es mi vocación. La música, mi pasión.

3C4A8729-2.jpg